Arritmias

La arritmia cardíaca, también llamadas palpitaciones, son problemas en el ritmo cardíaco, que ocurren cuando los impulsos eléctricos que coordinan los latidos cardíacos no funcionan correctamente, lo que hace que el corazón lata de forma rápida, demasiado lenta o de una manera irregular. Una arritmia puede no causar daño, ser una señal de otros problemas cardíacos o un peligro inmediato para su salud. Se clasifican en bradicardia (arritmias lentas) y Taquicardia (arritmias rápidas). También se consideran arritmias los latidos prematuros o extrasístoles.

Las arritmias cardíacas pueden hacer que tengas una sensación de aleteo o de corazón acelerado y pueden ser inofensivas. Sin embargo, algunas arritmias cardíacas pueden provocar signos y síntomas molestos y, que, a veces, ponen en riesgo la vida. Sin embargo, a veces es normal que una persona tenga un ritmo cardíaco rápido o lento. Por ejemplo, la frecuencia cardíaca puede aumentar con el ejercicio o disminuir durante el sueño.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?
  • Palpitaciones.
  • Mareos.
  • Síncopes.
  • Dolor torácico.
  • Pérdida de conocimiento.
Tipos de Arritmias

Bradicardia: es la frecuencia cardíaca baja, puede ser un problema grave si el corazón no puede bombear suficiente sangre rica en oxígeno al cuerpo.

Taquicardia: es una alteración del ritmo cardíaco que genera un aumento en los latidos del corazón cuando éste se encuentra en reposo, lo que provoca que el corazón no pueda bombear de forma correcta la sangre.

Causas

El sistema eléctrico del ritmo cardíaco puede fallar por algunos de los siguientes motivos: 

  • Uno de los mecanismos eléctricos falla por falta de generación del impulso eléctrico.
  • El impulso eléctrico se origina en un sitio erróneo.
  • Los caminos para la conducción eléctrica están alterados. Se produce un “cortocircuito” en el sistema eléctrico.

Es crucial el correcto diagnóstico del tipo de arritmia que presenta el paciente
para establecer el tratamiento más adecuado.