Cardiopatía Hipertensiva

Es un problema mucho más frecuente de lo que nos parece. Consiste en un conjunto de alteraciones que se producen a nivel del corazón como consecuencia de tener unos niveles de tensión arterial elevados de forma mantenida. El corazón bombea más de 100.000 veces al día para mantener una adecuada circulación y asegurar que la sangre llegue a todos nuestros órganos. Para hacer esto, la presión arterial ayuda al corazón para que la sangre se mantenga fluyendo. Cuando la presión arterial aumenta a niveles anormales, hace que el corazón trabaje más de la cuenta para bombear la sangre. Para superar esto, el corazón necesitará crecer y hacerse más grueso para bombear con más fuerza y asegurar de que la circulación se mantenga adecuada. Cuando la presión arterial no se controla, a la larga el corazón se cansará y caerá en insuficiencia cardíaca. Esto es lo que conocemos como ̈Cardiopatía hipertensiva¨

Tipos de cardiopatías hipertensivas

Insuficiencia cardíaca. Se produce debido a que el corazón no logra bombear la sangre con la intensidad o cantidad necesaria para el funcionamiento del cuerpo.

Isquemia miocárdica. El flujo sanguíneo que va al corazón disminuye, impidiendo que el músculo cardíaco reciba el oxígeno suficiente.

Fibrilación auricular. Las aurículas del corazón laten de manera irregular y muy rápido, resultando en que la sangre tal vez no se bombee eficazmente y se lleguen a producir coágulos.

Síntomas

La cardiopatía hipertensiva presenta varios estadios. La primera fase suele ser asintomática, y este es uno de los problemas. Poco a poco van apareciendo pequeños síntomas que incluso los pacientes menosprecian. Se van adaptando a ellos o cambios en los que no ven nada: mala tolerancia al esfuerzo, palpitaciones, cuando empiezan con dolor de pecho continúa es cuando salta la alarma, pero es una fase más tardía.

Factores de riesgos

Conforme avanza la edad, es más probable que una persona padezca una de estas patologías. Pero este no es el único factor de riesgo. El consumo de sustancias como el alcohol, el tabaco o las drogas hace que las personas sean más proclives a padecer una cardiopatía hipertensiva. Y el sobrepeso o la obesidad también juegan un papel determinante.

Cuanto más tiempo pasa, mayor es el riesgo de muerte o
de desarrollar problemas graves en el corazón.