Electrocardiograma

Un electrocardiograma, también llamado ECG o EKG, es una técnica indolora y  no invasiva que emplea ultrasonidos para evaluar las estructuras y función cardiaca para detectar problemas del corazón, mediante la generación de imágenes y registros. Con ella se registra la actividad eléctrica del corazón mediante un electrodo que recoge la señal eléctrica de una determinada zona del corazón. Un electrocardiograma se puede necesitar cuando se sospeche algún trastorno del ritmo cardiaco o isquemia, principalmente en caso de presentar dolor torácico, sensación de latidos irregulares o palpitaciones, sensación de falta de aire, cansancio, mareo o pérdida de conocimiento. Incluso, el estudio permite  detectar alteraciones como bradicardia (frecuencia cardiaca lenta), taquicardia (frecuencia cardiaca rápida), bloqueos (impulsos eléctricos que no se transmiten o se transmiten de forma alterada), infartos (zonas del corazón que no responden a los impulsos eléctricos), etcétera; las cuales deberán ser estudiadas posteriormente con estudios más específicos.

¿Para qué se usa el electrocardiograma?

Entre los múltiples usos se incluyen determinar el ritmo cardíaco y las alteraciones del mismo, es decir, las arritmias. Además de ello permite detectar enfermedades de las arterias coronarias, detectar alteraciones de la conducción eléctrica del corazón (bloqueos) y detectar alteraciones electrolíticas, alteraciones del calcio, potasio).

Preparación para el estudio
  • El estudio no requiere de preparación previa por parte del paciente.
  • Se aconseja evitar el ejercicio, las situaciones de estrés y la toma de estimulantes como la cafeína o el tabaco antes del estudio para evitar que el registro resulte alterado.
  • Determinados fármacos pueden alterar el resultado del registro por lo que el paciente deberá comunicar si realiza algún tipo de tratamiento antes de la realización del estudio.

Detecta de manera rápida problemas cardíacos y
controla la salud de tu corazón, agenda tu cita.