Pruebas Diagnósticas

Para el diagnóstico de enfermedades del corazón suele ser sencillo, a través del  análisis de sangre, la radiografía de tórax, la exploración física, los antecedentes y/o  molestias el paciente; pero para confirmar el diagnóstico y conocer la evolución de la enfermedad y sus consecuencias son necesarias  las pruebas diagnósticas: electrocardiograma, cateterismo cardíaco, prueba de esfuerzo, estudio electrofisiológicos, entre otros. Las pruebas diagnósticas se usan para ayudar a  determinar si se corre el riesgo de tener un problema cardiaco o diagnosticar una afección cardiaca según los signos y síntomas que presenta una persona, también,  se usan para diseñar un tratamiento, determinar la eficacia de un tratamiento y hacer un pronóstico.
En mis instalaciones ofrezco toda clase de pruebas diagnósticas necesarias para el paciente, de modo que el diagnóstico correcto sea proporcionado en el menor tiempo posible.

¿Por qué son necesarias?

Estás pruebas ayudan a determinar cuál es la causa de los síntomas presentados del paciente, como molestias en el pecho, falta de aire o latidos cardíacos irregulares. Además ayudan al especialista a revisar la actividad eléctrica del corazón, revisar el marcapasos implantado, comprobar si el corazón soporta la actividad física, verificar si funcionan correctamente las válvulas cardíacas y detectar problemas en la estructura del corazón.

Tipos de Pruebas diagnósticas

Electrocardiograma: prueba rápida e indolora que registra las señales eléctricas del corazón.

Ecocardiograma: generar imágenes detalladas del corazón en movimiento y muestra cómo circula la sangre a través del corazón y las válvulas cardíacas.

Prueba de esfuerzo: ayudan a revelar la respuesta del corazón a la actividad física.

Cateterismo cardiaco: esta prueba permite ver obstrucciones en las arterias del corazón.

Si tienes problemas del corazón,
es importante encontrarla temprano, cuando es más fácil de tratar.